Ortigosa de Cameros. La Rioja.

Localizada en la Comarca de Camero Nuevo a unos 1.062. Metros de altitud y  a unos 46 kilómetros de Logroño.

Para llegar hasta Ortigosa hay que coger  la carretera N-111 hasta Villanueva de Cameros y de ahí cogemos la LR-232 hasta Ortigosa.

Vamos con un poquito de Historia…

Hubo asentamientos prehistóricos como evidencia las cuevas exploradas de La Paz y La Viña, en donde se han encontrado restos de lanzas sílex y otros utensilios.

Los habitantes de Ortigosa participaron en la batalla de Clavijo y en las Navas de Tolosa.

Durante la edad Moderna, poseyó un esplendor gracias a la ganadería y a la explotación de la lana, cuyos paños eran consumidos por los vecinos de las localidades próximas y abastecían a las tropas reales o bien exportaban al resto de la Península, lo que hico que en 1733 Felipe V eximiera de levas y quintas a los pañeros y pastores.

En 1845 se produjo aquí el arresto de Martín de Zurbano, un guerrillero muy destacado durante la guerra de independencia.

Ya en 1932 exactamente el 18 de septiembre se coloca la primera piedra del pantano de González Lacasa.

Y ahora que ya sabemos un poco de la historia de Ortigosa, vamos ya con lo que nos interesa…

Qué hay para ver en Ortigosa.???

Comentaros que justo a la entrada de Ortigosa hay un parking, aunque pone que es para las cuevas, podéis dejar el coche ahí tranquilamente o bien acercaros hasta el centro. ( yo lo deje en ese parking, por aquello de no saber cómo estaría el otro parking y además porque me encanta andar).

Hay que saber que Ortigosa es un municipio que está ubicada en media ladera,  en el ensanchamiento del valle Alberco, junto a la confluencia del rio Seco, arriba de una profunda y estrecha garganta.

Ortigosa está dividido en dos barrios el de San Martín y el de San Miguel, a ambos orillas del arroyo.

Empecemos por el Barrio de San Miguel:

Este es el primero, el que os encontrareis si dejáis el coche en el parking de las Cuevas, es un barrio con calles regulares, pero angostas y se desarrolla en torno a la casa Grande, luego os hablo de ella, andamos un poco desde el parking y nos encontramos con la Ermita de Santa Lucia, construida entre los siglos XVI y XVIII y sobre los restos de otra anterior.

Justo ahí tenéis el camino de acceso a las Cuevas y el puente de hierro, construido en 1910 con una altura de cincuenta y seis metros, da vértigo… bueno, al menos a mí sí.



Por cierto para visitar las cuevas, que se puede hacer y es increíble, os aconsejo que reservéis  con antelación y como no consultar los días de apertura porque no abren todos los días, sobretodo fuera de la temporada (de julio a septiembre).

Las visitas son guiadas y hay que llevar ropa de abrigo, por si decidís ir en verano ya sabéis dentro hace fio… unos 14 º, casi naa…

El precio de las entradas es de 5 € mayores de 12 años, menores de 12 años, 4€ y hasta los 4 años gratis.

Si continuamos nos encontramos con la Iglesia de San Miguel, bueno esta iglesia fue construida en la primera mitad del siglo XVI, aprovechando los muros de otra anterior, la torre está situada al sur de la cabecera y es de dos cuerpos, de mampostería y ladrillo con planta octogonal.

Siguiendo un poquito más, adentrándonos en el pueblo llegaremos hasta la Casa Grande, una casa de planta cuadrangular con lados descuadrados, comenzada a construir en 1550 por Martín  García de Brieva, con la intención de fundar un mayorazgo, algo que ocasiono muchas disputas e hizo que no se terminara ni habitara. La puerta de acceso es de medio punto, enmarcada y con un escudo en su clave, en la primera planta hay una ventana tipo estandarte con escudo.

Y en el último piso hay una pequeña ventana cuadrada alfilada con una inscripción que dice: Poco eres. Pues quien más hiciere, pase adelante.

Seguimos bajando hasta la Plaza del pueblo curiosa plaza situada sobre el cauce cubierto del rio Albercos, alrededor de una fuente con su reloj de sol, también aquí se encuentran el Ayuntamiento y el Casino, bar donde se reúnen los vecinos de los dos barrios.

Desde aquí vamos a ir al barrio de san Martín:

Con una trama urbana de calles estrechas y alienación irregular, está llena de soportales, los recorridos son laberinticos y de fuerte pendiente, para mí eso es lo que lo hace especial, con casas que corresponden a la tipología de pueblos serranos.

La calle portales que debe su nombre a dichas construcciones, las casas en la parte inferior son de mampostería y en su parte superior de adoba entramado por maderas y aspas de troncos.

Pasear por sus calles bajo los soportales es algo imprescindible.

Aquí en este barrio se encuentra la iglesia de San Martín, construida en el siglo XVI, la planta de dos naves, más ancha la orientada al norte, rematada con una cabecera rectangular.

Desde aquí vemos el barrio de San Miguel y el puente de hormigón.

Bajaremos por las calles hasta llegar al puente de hormigón, que la imagen más característica de Ortigosa, fue una iniciativa de los hermanos Pedro María y Juan Moreno Ulloa, comenzada a construir en 1923 e inaugurada en 1924, el 24 de septiembre. Tiene tres tramos desiguales, dos laterales rectos y uno central en arco, estando su clave a 40 metros de altura. ( vértigo no… lo siguiente)

Si regresamos en vez de atravesar el barrio de San Miguel por la carretera tendremos unas vistas del Ortigosa y su puente de hormigón increíbles.

Y ya con algunas vistas más de Ortigosa me despido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s